Público femenino

Difícilmente habrá toreras si primero no hay aficionadas. Los datos de asistencia a las corridas del público femenino, según la Estadística de Asuntos Taurinos 2013-2017, no son tan alarmantes como los de las profesionales del toreo, pero siguen siendo significativamente superiores en los hombres: solo el 36,65% de las personas que acuden a corridas son mujeres. Conseguir paridad entre aficionados y aficionadas es importante si queremos que haya paridad entre matadores y matadoras.

Estas son nuestras propuestas:

  • Crear guarderías en las plazas de toros para que las madres puedan dejar a sus hijos e hijas mientras disfrutan de la corrida. Estas guarderías pueden tener espectáculos de marionetas y guiñoles que representen una corrida adaptada a niños y niñas.
  • Asegurar que las plazas cuentan con baños para cambiar a bebés y salas de lactancia seguras para madres.
  • Habilitar zonas reservadas para público femenino en el tendido, para que las mujeres se sientan seguras de las miradas masculinas y puedan vestir con falda corta si así lo desean.
  • Promocionar corridas solo para mujeres, como las protagonizadas por Jesulín de Ubrique en la década de 1990, que anime a mujeres primerizas a ir a la plaza.
  • Abaratar o dejar libre de costo el precio de la entrada a mujeres; o entregarles un obsequio como el tradicional abanico con los colores de España, que además daría vistosidad a la corrida.
  • Hacer una comunicación que apele al público femenino (ver apartado “Lenguaje inclusivo”).